close
Menu

Nuevos tractores John Deere 6175R – 6215R con propiedades atléticas

Los nuevos modelos de bastidor grande de seis cilindros 6175R, 6195R y 6215R con motores fase IV/nivel 4 final sustituirán a los tres modelos serie 6R actuales con certificación de emisiones fase IIIB/iT4. 

Estos tractores de gran calidad estarán disponibles a partir de noviembre de 2014 y contarán con una mejor maniobrabilidad, mayor comodidad del operador e intervalos de mantenimiento ampliados. Como resultado, los agricultores y contratistas se beneficiarán de un mayor rendimiento, mayor tiempo de actividad y costes reducidos. 

Los nuevos tractores serie 6R están equipados con  motores John Deere PowerTech PVS/PSS de 6,8 litros con una potencia entre 175 y 215 CV (97/68/CE), y que desarrollan 5 CV más que los modelos anteriores. El motor PSS de los modelos 6195R y 6215R presenta doble turbo de alta tecnología que consiguen una mayor entrada de aire en la cámara de combustión para obtener así la mayor potencia. La gestión inteligente de potencia (GIP) de los motores también genera un incremento de potencia de 40 CV para aplicaciones de transporte y de la TDF, lo que supone10 CV más que la gama anterior. 

En combinación con los sistemas de fluido de escape diésel (DEF), catalizador de oxidación diésel (DOC) y reducción catalítica selectiva (SCR), la tecnología de filtro de partículas diésel (DPF) de probada eficacia de John Deere ayuda a mantener a raya el consumo total de combustible y proporciona una mejor respuesta del motor. 

La eficiencia de combustible de estos nuevos modelos también se puede mejorar al elegir la transmisión AutoPowr de variación continua o la nueva transmisión DirectDrive de doble embrague. Las actualizaciones de software de DirectDrive incluyen sensibilidad de embrague automática, un modo de ajuste de velocidad y selección de marcha de arranque. También se dispone de transmisiones powershift fiables. 

Los nuevos tractores serie 6Restán equipados con un sistema hidráulico de presión y caudal compensados, cuyo bloque de válvulas hidráulicas se ha rediseñado para mejorar el acceso y facilitar la desconexión gracias a palancas de liberación rápida. El excepcional enganche delantero opcional incluye una VMD específica, retorno de aceite sin presión, un mando a distancia para elevar y bajar el enganche, y un sensor electrónico de posición para simplificar el funcionamiento de los aperos montados en la parte delantera. 

La cabina ComfortView de los tractores es muy cómoda y su diseño permite reducir el estrés y el cansancio del operador durante las largas jornadas de trabajo. En los modelos equipados con transmisiones DirectDrive o AutoPowr, el nuevo CommandARM del 6R (incluido en los últimos tractores series 7R y 8R de John Deere) incorpora un joystick electrónico y el monitor CommandCenter de 4ª generación, que se puede manejar de forma tan intuitiva como una tablet. 

Los nuevos espejos retrovisores de ángulo ancho mejoran la visibilidad alrededor del tractor y de aperos grandes. Las potentes luces LED controladas desde el monitor CommandCenter iluminan alrededor del tractor y ayudan a mantener la mejor visibilidad posible durante la noche. Las luces LED utilizan un 45% menos amperios que las lámparas halógenas estándar y tienen una vida útil 55 veces mayor. 

Para conseguir el mayor tiempo de actividad posible, los nuevos tractores serie 6R preparados para FarmSight se pueden equipar con telemática JDLink como opción. Un ejemplo de este sistema es el acceso a monitor remoto (RDA), que puede ayudar al conductor del tractor a configurar la máquina, el funcionamiento y el ajuste, mientras que el diagnóstico remoto es estándar en JDLink. Como el conductor puede permanecer en la cabina del tractor para recibir instrucciones del experto de servicio del concesionario o del gestor de la exploración desde sus oficinas, las dos soluciones pueden reducir significativamente los costes operativos y de mantenimiento.

Los puntos de mantenimiento básicos de los nuevos tractores serie 6R son de fácil acceso y, por primera vez en el sector, los intervalos de cambio del filtro de aceite, el filtro de combustible y el aceite del motor se han ampliado de 500 a 750 horas, lo que ayuda a reducir aún más los costes en repuestos y mantenimiento. El filtro de partículas diésel (DPF) permanente y el reducido consumo de fluido de escape diésel permiten un ahorro adicional.