close
Menu

Julio Sopena Lalaguna, un enamorado del mundo de la empresa, la maquinaria y la ganadería

El empresario Julio Sopena Lalaguna fallecía el pasado 7 de marzo en la ciudad de Huesca. Nos dejaba un verdadero apasionado del mundo de la empresa y de la innovación en la agricultura y la ganadería. Defendía la importancia de la formación, y también que el mayor valor de una empresa son las personas que la forman.

Fue fundador en 1972 de la empresa Lamusa y Servicios, liderándola en todo momento. Julio Sopena fue un empresario vocacional, tanto en el ámbito agrario (con su explotación agrícola y ganadera de Castillo Castejón) como en el de los servicios (en su condición de máximo responsable de Lamusa y Servicios).

Como ingeniero agrónomo, su apuesta por la innovación fue constante, introduciendo y abogando por nuevas técnicas, como por ejemplo la siembra directa. También la diversificación de cultivos. Son prácticas que puso en uso hace décadas como pionero y que ahora son comunes a la mayor parte de las explotaciones.

Lo mismo se puede decir en el caso de Lamusa y Servicios, innovando continuamente y con un crecimiento constante. Esta empresa es en estos momentos el Concesionario Oficial John Deere para prácticamente todo Aragón.

Julio Sopena conseguía que Lamusa y Servicios fuera, además, un referente para la propia John Deere y para multitud de concesionarios oficiales de esta multinacional. Un ejemplo lo encontramos en la delegación italiana que visitaba esta empresa hace un año, tomándola como referente de funcionamiento y gestión.

El reconocimiento a esta firma y a su fundador llegaba igualmente desde el colectivo empresarial y en el ámbito institucional. Julio Sopena era el encargado de recoger en 2018 el Premio Empresa Huesca.

Hay que destacar igualmente su faceta de ganadero. Julio Sopena era en el momento de su fallecimiento el vicepresidente de Casa de Ganaderos de Zaragoza. En su día fue también el presidente de la Denominación Específica Ternasco de Aragón.

Además, su compromiso y colaboración con la sociedad oscense fue una constante, siendo miembro del Rotary Club de Huesca, recibiendo numerosos reconocimientos por su labor altruista.

LAMUSA Y SERVICIOS, empresa en constante crecimiento desde su fundación en 1972

Conseguir un crecimiento continuo como empresa ha sido siempre el objetivo de Lamusa y Servicios desde su creación el 10 de agosto de 1972 por Julio Sopena Lalaguna. Nacía en Huesca y ha llegado a dar cobertura a prácticamente todo el territorio de Aragón, estando cerca ya del centenar de empleados.

En un primer momento, la expansión se producía hacia la comarca zaragozana de las Cinco Villas, Los Monegros y la zona oriental de la provincia de Huesca, con instalaciones en Ejea de los Caballeros, Sariñena y Binéfar.

Lamusa y Servicios duplicaba su tamaño hace pocos años con la adquisición de Mundo Agrícola, extendiendo su área de acción hacia el resto de la provincia de Zaragoza y también parte de Teruel, con instalaciones en la actualidad en Villanueva de Gállego, La Almunia de Doña Godina y Calamocha.

En todo momento John Deere Ibérica ha tenido a Lamusa y Servicios como uno de sus Concesionarios Sobresalientes. Incluso la matriz de John Deere, en Estados Unidos, solicitó asesoramiento a esta empresa oscense de cara a planificar el futuro de la multinacional en el mundo.

CASA DE GANADEROS, ejemplo de adaptación a los nuevos tiempos durante 800 años

Las verdaderas pasiones de Julio Sopena han sido la tierra, la maquinaria y el ganado. En este último capítulo es preciso hacer constar que fue presidente de Ternasco de Aragón y vicepresidente de Casa de Ganaderos de Zaragoza, una cooperativa que cumplía en 2018 su 800 aniversario.

Esta empresa-institución es un ejemplo de adaptación a los nuevos tiempos y de hacer de la innovación una constante en su trabajo diario.

Tanto Lamusa y Servicios como Casa de Ganaderos representan los valores de empresa defendidos siempre por Julio Sopena, y que se resumen en el buen hacer y la integridad. Estos valores, en lo personal y en lo profesional, son el gran legado de Julio Sopena Lalaguna.